Archive for 20 enero 2011

h1

Blacky, Capítulo XVI: Una visita inesperada

enero 20, 2011

Esta entrada la tenía escrita desde las navidades, pero por miedo a que pasara algo no deseado, no quise publicarla. Pero como mi Bla es una “machota” creo que debe de formar parte de la historia.

Unos días antes de la noche buena, Blacky estaba más inquieta que de costumbre, hasta el punto que me toco correr detrás de ella por toda la casa para sacarla a la calle, cosa que no había tenido que hacer nunca. Además tratando de captar mi atención en todo momento. Así que un día la metí en casa y estuvimos Diela y yo haciéndola todos los mimos habidos y por haber. Cuando la llamé para que viniera a la cocina, sin pensárselo corrió hacia donde estaba a pesar de que estaba con Diela y cuando fue a sentarse en la alfombra nos dimos cuenta de que le salió una cosa diminuta y blanca del ano que se movía.

Si, Blacky de estar todo el santo día comiendo ratones cogió un parásito intestinal, en este caso según me informé creo que una tenia que se contagia por la ingesta de ese animalito. Estuve controlándola desde el día de navidad hasta que me fui a Madrid, y no hizo más que empeorar. Así que mi hermana fue al veterinario a por un antiparasitario, con el que pensábamos mejoraría. Pero no fue así. La llamaba y no quería venir, ni si quiera maullaba. Tenía que cogerla para llevarla dentro de casa cosa anormal en ella, pues es abrir la puerta y corre desesperada hacia ella. El pelo se le quedo sin brillo y adelgazó rápidamente, ya que no comía nada de nada. Al menos algo bebía.

Cuando volví de Madrid, estaba completamente desmadejada, así que gracias a que mi otra hermana me acompaño la llevé al veterinario. Nos dijeron que si no queríamos que fuera tan caro, a pesar de que Bla es callejera, que la metiéramos en la gatera y la lleváramos a la clínica. Contra todo pronóstico entró en la gatera casi sin oponer resistencia. Eso sí, metiéndola yo. Con mi hermana se resistió un poco. Y una vez dentro ni bufó ni se quejó ¡¡¡ni nada de nada de nada!!! Estaba yo más asustada que la propia gata.

El viaje en coche, con mi hermana haciéndola carantoñas no pudo ser mejor. Y en el veterinario cuando la hicimos salir, salió tranquila sin intentar escapar a pesar de que se oían gatos maullar y perros ladrar por todos lados. ¡ESTUVO TODO EL RATO RONRONEANDO! La veterinaria se quedó sorprendida con ella, me decía que era una gata muy muy buena. Que los gatos no reaccionan así prácticamente nunca. Allí incluso comió un poco de una cuchara. La hizo un análisis de sangre y ni se quejó. La pinchó antibiótico dos veces y como si nada, porque tenía la boca  muy mal, y la veterinaria dijo que ese podía ser motivo suficiente para que no quisiera comer.

Y después de estar casi tres horas allí, la metimos en la gatera y la trajimos a casa. Una vez salió de la gatera no se enfadó conmigo si no que siguió con su mismo estado de humor, apático, pero sin parar de ronronear. Y bueno tuvo que tomar antibiótico ocho días y como una campeona lo hizo, aunque se buscaba artimañas para no comérselo. 😀

Yo llegué a pensar que se comportó de este modo por lo debilucha que estaba, porque no tenía fuerza ni para mover una uña, pero después de mucho hablarlo, todos coincidimos en que muy probable ella sea así incluso sin estar enferma.

A día de hoy sigue estando delgada, ya menos deshidratada y comiendo como antes, como si se le fuera la vida en ello. He de confesar que me asusté mucho y lloré más, temiendo que el parásito y la infección acabaran con su vida como le paso a mi perro Sitar. Por ello hasta que no ha estado buena del todo no me he animado a publicar la entrada.

Se que la entrada es extensa, pero no veo por donde poder acortarla. Esta hazaña lo que me ha demostrado es la gran gata que tengo. Como en muchas ocasiones ya he mencionado, esta gata es especial, muchas veces veo una humanidad en sus ojos, que ya quisieran tener muchas personas. Por ello a pesar de que me deje un dineral, volvería a hacerlo sólo para viva el mayor tiempo posible y en las mejores condiciones, ya que en mi casa no puedo tenerla.

Si habeis llegado hasta aquí os merecéis el cielo como Blacky 😀 jajaja.

No tiene ojos tiene Lunas 🙂

.Reina de Hielo.

Anuncios
h1

Se bienvenido 2011

enero 1, 2011

Este año no he podido escribir la entrada antes de que acabara el año, aunque para como ha sido el dichoso año, mejor así.

Poco tengo que decir. He tenido años malos en mi vida que los tengo grabados a fuego en mi memoria, pero este 2010, me ha marcado como persona. No ha sido malo, ha sido peor todavía. Empezar, empezó bien, pero a medida que fueron pasando los días las complicaciones fueron poco a poco asaltando por doquier. No tengo ni ganas de enumerarlas. De lo malo me quedo con las grandes pérdidas, una de ellas tendré que llevarla conmigo de por vida, y las otra muy dolorosas para mi.

Cosas buenas, ha habido, pero el apatismo generalizado a tendido a eclipsarlas. Tal vez deba mejorar eso entre otras muchas cosas.

Y el 2011 le recibo con los brazos abiertos, pero sin esperar nada de el, lo bueno será bien recibido y lo malo pues habrá que tragárselo…

¡Feliz año a todos!

.Reina de Hielo.