Posts Tagged ‘tristeza’

h1

Vuelvo a las andadas en el jardín.

mayo 23, 2012

Hola a todos. Cuanto tiempo sin escribir nada de nada por estos lares. Hasta ha cambiado el apartado donde se escriben las entradas de wordpress… A ver si me apaño para subir las fotos.

Pues nada, esta es la primera primavera sin Blacky, y la verdad es que el jardín se encuentra muy solitario. y yo personalmente la echo mucho de menos. Para no perder el hábito de salir al jardín como hacía antes para ver a la gata, este año me he propuesto tenerlo perfectamente acondicionado, lo que viene siendo: sin zarzas, hierbas que te llegan hasta la rodilla, cardos, insectos molestos como saltamontes… Por ello me he dedicado sobretodo a quitar las malas hierbas y a cavar las zarzas y los cardos. Además como ya comenté en la última entrada dedicada a mi Blacky, me propuse encontrar un rosal Black Baccara ya que la rosa es mi flor preferida, y esta es la más oscura que se puede encontrar, por la semejanzas del color de la rosa con el pelo de la gata y las espinas del rosal con sus uñas. Y bueno, buscando por internet donde los vendían, encontré un sitio y una de mis muchas tías me lo trajo. Le planté hace unos meses sobre los restos de la gata, para que su energía le ayude a crecer, y aquí os muestro unas fotos del antes y el ahora de mi precioso rosal:

Así estaba cuando me le trajeron.

Así estaba cuando me le trajeron.

Y así de bonito está ahora :D

Y así está ahora 😀

Bonito ¿verdad?. Pues mucho más bonita era mi gata. Seguro que de alguna manera le está ayudando a crecer. 🙂

También, otra de mis tías me trajo dos romeritos, que planté ayer cuando terminé de quitar todas las hierbas, a un lado del rosal. A ver qué tal crecen estos pequeñuelos. Y quitando y quitando hierbas, me di cuenta que donde había plantado unas ramitas de hierbabuena a ver si agarraban, y que ya di por perdidas, vi unos pequeños brotecitos de hierbabuena, algo que me hizo tremenda ilusión.

Aquí están mis romeritos:

Estos son mis romeritos. Y al fondo, se ve el rosal.

Estos son mis romeritos. Y al fondo, se ve el rosal.

Ahora que ya no tengo a nadie a quien cuidar, al menos cuido del espacio de Blacky y de las plantitas que crecen en él. Es la manera que he encontrado de no rehuir del patio por ser como era, su lugar, su espacio, o el sitio donde ella habitaba. Así, en vez de entristecerme cada vez que salgo al patio por su ausencia, disfruto viendo el crecimiento de las plantas que con mucho mimo voy cuidando, al igual que hacía con ella :_( Y es que hoy se cumplen cinco meses desde que nos dejó, y era una gata muy especial, a la que no quiero olvidar jamás, ya que me dio más de lo que yo podía esperar de ella.

Va, va, no más lágrimas el cáncer es injusto, todos lo sabemos, pero hay que alegrarse porque ya esta descansando en su queridísimo jardín. Aquí más fotos:

Su jardín.

Su jardín, parte delantera.

Su jardín, parte trasera.

Su jardín, parte trasera.

Florecillas silvestres del jardín.

Florecillas silvestres del jardín.

La verdad es que hoy hace un día espléndido para estar en la calle disfrutando del solecito y del buen tiempo.

Hasta aquí la entrada de hoy. Espero que os hayan gustado las fotos, y para los más allegados, cuando querais podeis venir a disfrutar del jardín, que bien me encargaré de que este cuidado y bonito.

Blacky, por aquí seguimos acordándonos de ti, tanto o más que cuando seguías con nosotros.

Saludos y gracias por llegar hasta aquí.  🙂

.Reina de Hielo.

Anuncios
h1

Compañera de lágrimas

junio 24, 2011

Triste se siente la línea

Cuando la cruza la lágrima de la niña.

Mojada se encuentra la montaña

De torrentes surcada,

Que hacia la sima se dirigen

Bañando de sal la garganta.

Terremotos se producen

En su cara de porcelana

Y de un lobo parecen

Los aullidos de su alma.

Esa vil compañera

Es la causante de su desgracia.

.Reina de Hielo.

h1

Poema a la nieve

marzo 1, 2011

Tristeza Congelada

¿Qué es lo que ven mis ojos?
Tristeza congelada en copos.
Blanca capa helada,
Que hace desteñir,
Hasta el más negro
pelaje de la gata.

Los nuevos brotes verdes,
Destellan a su lado.
Los marrones de los troncos,
Parecen haberse deslumbrado,
Y tus ojos vida mía,
No hay duda de que son robados.

Cierto día las nubes,
Descubrieron no tener coraza,
Pues hasta el más rudo avión,
podía atravesarlas.
Bajaron a la tierra,
Para preguntar,
Qué era lo que yo pensaba,
Y al ir a saludarlas,
Su mano se dispersó
Como el vapor de agua.

Su enfado fue terrible,
Tanto que el día se volvió noche,
Pues llevaban sobre sus hombros,
Tan grande tristeza por no ser nada,
Que me llevó a preguntar al hada;
¿Y si la niene no fue más,
Que tristeza congelada?

.Reina de Hielo.